Arcando inauguró curso avanzado de lucha contra el narcotráfico

narco

Ushuaia.-  Ushuaia.- El titular del Parlamento, en ejercicio del Poder Ejecutivo, vicegobernador Juan Carlos Arcando, participó esta mañana del dictado del curso avanzado en la lucha contra el narcotráfico. El evento, que se inscribe como al séptima etapa, fue organizado por la Secretaría de Seguridad de la Nación. En su alocución, Arcando recordó que contrarrestar este flagelo “constituye una verdadera política pública y parte fundamental de su agenda”.
Me es grato participar en este encuentro, la séptima etapa del curso avanzado en la lucha contra el narcotráfico, organizado por la Secretaría de Seguridad de la Nación, y darles la bienvenida a los participantes de esta capacitación.
Tierra del Fuego, en particular para la Señora Gobernadora Dra. Rosana Bertone y este vicegobernador, constituye una verdadera política pública y parte fundamental de su agenda, la lucha contra el narcotráfico, por ello es que jornadas como estas, siempre son bienvenidas por nuestra condición austral e insular.
No se puede hablar del tema sin considerar que la situación del narcotráfico en la Argentina se enmarca en un contexto internacional. No estaríamos indicando nada novedoso si dijéramos que el narcotráfico constituye una de las problemática criminales más complejas e intrincadas en el mundo moderno.
Durante las últimas décadas, el crecimiento y la diversificación de la producción, el tráfico, la comercialización y el consumo de drogas ilegales han sido significativos, y ello ha dado cuenta de las limitaciones y deficiencias de las estrategias de control inauguradas en los años ’70 y profundizadas en los ’80 y ’90.
Se han diversificado las modalidades y los canales de tráfico y tránsito internacional de drogas prohibidas; se han extendido y dinamizado los grupos organizados delictivos abocados al negocio del narcotráfico; se han incrementado los márgenes de rentabilidad y de beneficios brutos y netos de estos grupos; se han extendido sin miramientos los circuitos de lavado de dinero y de uso de los fondos provenientes del narcotráfico en actividades legales e ilegales; se ha extendido la corrupción política, judicial y/o policial vinculada al negocio del narcotráfico; se han profundizado los anacronismos y las deficiencias de las instituciones policiales ante la complejidad y el dinamismo del accionar de los grupos narcotraficantes.
En definitiva, la guerra y la criminalización ilimitada han generado un negocio fabuloso y le dan sustento a una de las empresas criminales más desarrollada del mundo moderno.
Esta evidencia reclama una nueva mirada tanto global como específica que debe tener visos de innovación y una dinámica importante en las políticas estatales, para no quedar atrasado frente a la inventiva y creatividad que el negocio ilegal genera y teniendo en cuenta que los países del Cono Sur constituyen corredores de tránsito internacional de drogas ilegales. Así fue señalado por los principales organismos multilaterales especializados en la materia y por los gobierno de la región.
No obstante, en los últimos tiempos, en estos países se han desarrollado nuevas tendencias dadas por el crecimiento del consumo y la articulación de mercados minoristas inexistentes hasta entonces; el aumento del contrabando de precursores químicos -en particular, en aquellos países como la Argentina que cuentan con una industria farmacéutica y química desarrollada-; y la conformación de ciertos circuitos y plazas auspiciosas para el lavado de dinero sucio.
Siempre que se trate esta problemática se debe considerar que no sólo está el fabuloso negocio que genera y su alto índice de delito que vienen acompañado al narcotráfico, sino también, al grave daño que se ocasiona al tejido social de cualquier comunidad, más aún si los principales afectados por su dependencia a las drogas, son los jóvenes y la escasa respuesta institucional que se les ofrece para su recuperación.
Como datos a tener en cuenta, cito el resultado del informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) desde donde se presentó el tercer “Barómetro del Narcotráfico y las Adicciones: Venta de Drogas y Consumos Problemáticos, a cargo del Observatorio de la Deuda Social Argentina”. El estudio a escala nacional incluyó 5.700 hogares para arrojar un diagnóstico certero sobre la percepción de venta de droga en el barrio.
Los valores más altos en el registro de venta de drogas corresponden a las regiones urbanas de mayor concentración de población, como el Gran Buenos Aires y la Región Pampeana, así como al norte del país. Sin embargo, las regiones que registraron mayor crecimiento entre 2010-2015 fueron la Patagonia y el Noreste.
Además del estudio a nivel nacional, se presentó un informe que evaluó 660 jóvenes de 15 barrios vulnerables del Conurbano bonaerense y allí el diagnóstico fue alarmante. Los investigadores se encargaron de caracterizar al alcohol como la puerta de entrada a otras drogas duras.
Por el lado de las sustancias ilegales, 4 de cada 10 jóvenes dijeron haber probado una de ellas. Cuando se les preguntó a los encuestados por el conocimiento de los espacios de recuperación, cerca del 60% aseguró conocer un centro de asistencia, pero la participación en uno de ellos es mínima, por debajo del 7% entre los consumidores intensivos.
Sin poder afirmar una relación de causalidad lineal, la incidencia del delito aumenta entre quienes consumieron drogas durante el último mes y, en especial, entre quienes consumen de forma intensiva. Mientras que entre los jóvenes que nunca consumieron drogas solo el 1,8% participó alguna vez de venta de drogas, el 3,1% participó en un robo o asalto y el 1,4% portó armas en la vía pública.
Por ello se debe trabajar a conciencia en la problemática del alcohol, por su presunta y peligrosa inocencia. Sobre todo, entre los jóvenes de 15 y 18 años porque en esa franja no está puesta la mirada.
Toda acción que conlleve a una verdadera y efectiva lucha contra el narcotráfico y que mitigue su incidencia y efectos sobre los consumidores, debe ser acompañada y es más, es una obligación de cualquier Estado que se precie de construir para el bienestar general.
No caben dudas que estaríamos frente a una sociedad más segura y menos enferma, con todo lo que ello conlleva para el crecimiento y desarrollo. El evento, que convocó a integrantes de las fuerzas armadas y de seguridad, logró la presencia de diversos representantes y actores públicos, como así también funcionarios ministeriales y de la ciudad.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora