Myriam Martínez: “No hay posibilidad de derogar y no hay posibilidad de suspender las leyes”

Miriam Martinez

Río Grande, P23.com.ar.- La legisladora del FPV Myriam Martínez expuso por FM Del Pueblo su malestar al haber sido objeto de un “escrache” en su vivienda particular, por parte de un grupo de manifestantes que reclama la derogación del paquete de leyes aprobado en enero pasado.
“Fue muy lamentable y eran como delincuentes los que estaban en la puerta de mi casa, encapuchados y con camionetas con las patentes tapadas”, aseguró.
“No eran personas que se estaban manifestando ante el domicilio de un legislador o un funcionario. Eran personas que no querían dialogar, que gritaban, insultaban, y fue una situación muy triste, más por la fecha porque fue el 24 de marzo”, dijo.
Contó que en ese momento “estaba yo con mis papás, que son grandes, y mis hijos no estaban. A mi mamá se le subió la presión y mi papá tiene una operación muy importante. Ellos no entienden qué pasa, ni por qué vienen a mi casa personas encapuchadas a insultar”.
Agradeció a la policía de la provincia “porque actuó en forma muy rápida y se acercaron al domicilio. Eso evitó que la situación pase a mayores, pero no es la manera de protestar, por no estar de acuerdo con las medidas del gobierno”, expresó.
“Si se quieren manifestar, ¿cuál es el problema de estar con la cara descubierta, o tocar el timbre para hablar? No se puede con una persona que está gritando e insultando. Dicen que los legisladores estamos escondidos y yo estoy en Río Grande hace varios días por el corte de ruta, otros compañeros del espacio que viven en Ushuaia, están reuniéndose. Nadie se escondió de nada. El Ejecutivo provincial ha designado al ministro Gastón Díaz como interlocutor, nosotros respetamos la decisión de la gobernadora y estamos dejando ese espacio. Quien envió el paquete de leyes fue el Ejecutivo, teniendo en cuenta la crisis económica y previsional”, recordó.

Tarea de Bertone

Indicó que “desde la Legislatura no tenemos problema de sentarnos con ninguno de los actores; pero modificar o derogar leyes no es el espíritu del bloque oficialista, porque acompañamos a pedido del Ejecutivo provincial, que tenía que hacer frente a los gastos a partir de febrero”.
Subrayó que llegar a un acuerdo compete al gobierno porque “no podemos superponer los roles. El rol de la Legislatura es legislar y acompañar al gobierno, para eso nos votó la gente. Nos votaron ocho legisladores para tener la oportunidad de llevar adelante el proyecto de gobierno”.
“Cuando dicen que no debatimos y sesionamos a la madrugada, olvidan que el año pasado presenté un proyecto de reforma previsional y me pasó lo mismo. No pudimos debatirlo. Cuando Rosana Bertone asume, la situación era tremendamente delicada y los jubilados ya no iban a poder percibir sus haberes. No estaba la plata para pagarles”, sostuvo.
En referencia a los gremios, dijo que “ellos creen que uno les miente, y dicen que queremos echar o ajustar cuando hablamos de reordenamiento. Hay que dejar administrar y que el estado pueda comenzar a funcionar”, planteó.
Afirmó que está abierta al diálogo y, “si tocan el timbre en mi casa, yo abro la puerta y si estoy los atiendo. O dejan el recado y después los llamo. Eso lo hago con cualquier persona que toca el timbre de mi casa. A la casa de mi compañero Ricardo Furlan fueron tres veces. La segunda vez los atendió y la tercera fueron encapuchados y le llenaron la casa de piedras. Eso, después de que los atendió en su domicilio, los sentó en su mesa y charló con ellos”, cuestionó.
“Estas prácticas se tienen que terminar porque ¿cómo pretenden que me siente en una mesa si me están insultando?”, se preguntó.

Ni derogación, ni suspensión

Martínez repasó que la primera postura de los gremios “era la derogación total de las leyes, y ahora están con la suspensión. Si derogamos las leyes, nos quedamos totalmente sin legislación; y si suspendemos, ¿qué hacemos?, porque estuvimos cuatro años con la comisión 865 en la Legislatura”, dijo del intento de consensuar una reforma previsional, que nunca se consiguió.
“No sé qué buscan con la suspensión. He escuchado que quieren estar en igualdad de condiciones, pero la realidad es que hay un proyecto que ganó las elecciones y hoy Rosana Bertone es la gobernadora”, sentenció.
Para la legisladora, los gremios “no quieren perder los privilegios y están diciendo que les queremos quitar derechos. La gravedad es que están en una postura inflexible”, acusó.
Y reiteró que “no hay posibilidad de derogar las leyes y no hay posibilidad de suspender las leyes. Lo único que se puede hacer es reglamentar esas leyes, y se van a reglamentar de acuerdo a las mesas técnicas que el gobierno ha ofrecido por medio del ministro Gastón Díaz, que es quien está llevando las conversaciones”.
“Así como se ha arribado a un acuerdo con el sindicato ATSA, se puede hacer con el resto de los sindicatos”, aseveró.
Pero criticó que los sectores sindicales más duros “no quieren las modificaciones que se han efectuado en el régimen previsional, no quieren el aumento de la edad, aunque es progresiva y recién en el 2035 se completa; no quieren la forma de cálculo de la liquidación del haber y quieren que continúen los dos mejores años consecutivos; tampoco quieren la división del instituto en la obra social y la caja de jubilaciones; quieren que siga el Directorio de la manera que estaba. Nosotros no queremos volver para atrás, porque fueron decisiones que se tomaron y muchas fueron anuncios de campaña”, apuntó.
“Yo hablé muchas veces de cómo queríamos llevar adelante el sistema previsional y cuál era la problemática del IPAUSS. Los afiliados están presos de la obra social del IPAUSS y los trabajadores están presos de la ineficacia y la falta de garantías en la situación prestacional del sistema. Esto se lo contamos a toda la sociedad”, ratificó de la plataforma del FPV.
Admitió que “es verdad que se presentó el paquete de leyes muy rápido, pero no es verdad que no hablamos con nadie. Nos sentamos con los actores políticos, con el radicalismo, con el MPF, en algunas cosas nos pusimos de acuerdo y en otras no, y en otras colaboraron para incorporar cuestiones al proyecto de ley. Cada uno tenemos un equipo detrás que nos ayuda a hacerlo más rápido, por la necesidad que se estaba presentando. El sábado la sesión comenzó a las dos de la tarde y seguimos el domingo, porque se leyeron todos los proyectos de ley. Se debatieron algunas, se modificaron otras, y no puedo comprender la manera en que ellos –los gremios- han enfocado todo este tema y cómo pretenden que nos sentemos a modificar algo cuando el Ejecutivo provincial nos dice que no tiene los recursos”, dijo.

Emergencia inesperada

Martínez agregó que antes de asumir el gobierno de Bertone solamente había trabajado en la reforma previsional. “Jamás trabajé la emergencia previsional porque íbamos a hacer solamente la reforma. Cuando Rosana asume y tenemos los informes del equipo económico, se presentó el proyecto de emergencia porque la ecuación no cerraba y los recursos no estaban”, expuso.
Consultada sobre la posibilidad de buscar propuestas de los empleados, preguntó “hace cuánto que la caja está con los empleados”, por la conducción sindical que viene teniendo, sin que haya reformas.
“La propuesta del Ejecutivo fue que tanto la obra social como la caja de jubilaciones se administren en forma independiente, porque tienen prioridades diferentes. La responsabilidad se la damos al Ejecutivo, porque en la Constitución Provincial el garante del sistema previsional es el gobierno de la provincia. Después es muy fácil no saber administrar y que el gobierno resuelva los problemas. Es cierto que hay mucha deuda de gobiernos anteriores y de las municipalidades, también de entes autárquicos, porque no han cumplido con el envío en tiempo y forma de sus obligaciones. Hay una responsabilidad de todos, pero no podemos seguir quejándonos y en la coyuntura”, enfatizó.
Comparó la situación actual, en la que se tomaron decisiones, con los dos períodos de Fabiana Ríos, que “se quedó llorando, echándole la culpa a los trabajadores, enfrentando a los sindicatos con los trabajadores, al gobierno, la justicia, y también nos incluyó a los legisladores. Todo fue un desastre porque nadie estaba mirando lo que hacía Fabiana Ríos con la provincia”, dijo.
Respecto de los proyectos de reforma de Ríos, dijo que “los tiró” por mesa de entradas, dado que nunca hubo debate. “Hubo otros espacios que presentaron proyectos y nunca los pudimos trabajar en la comisión, porque llamábamos a los sindicatos y al Directorio y no querían modificar nada, decían que el sistema era sustentable y querían que se pague la deuda. Fabiana Ríos buscaba la plata de donde sea para pagar los salarios y estuvo todo el tiempo así, pagando salarios nada más”, manifestó.
“Nosotros podríamos haber tomado la actitud de no hacer nada y entregar la caja a Nación cuando los recursos se terminen”, observó, defendiendo las medidas que se tomaron.
Finalmente se le preguntó si no hay posibilidad de flexibilizar ningún punto de parte del gobierno, y la legisladora apuntó contra las medidas de protesta: “Lo que pasó en la ruta 3 es un delito. El paro, de acuerdo a la resolución judicial, fue declarado ilegal. Hoy nos encontramos con esta situación, donde se han retirado para el acampe frente a casa de gobierno, pero no permiten el ingreso de los trabajadores”, sostuvo sobre un condicionante para poder dialogar.
Quedará a la espera el resultado de la convocatoria del Ministerio de Trabajo a ATE y UPCN, y la intención de continuar la paritaria con SUTEF. “Nosotros estamos acompañando y los legisladores no tenemos problema en atender a quien tengamos que atender o ir a una reunión. Pero tienen que entender que los recursos no están y estas medidas no fueron para sacar derechos a los trabajadores, sino para que puedan tener una caja provincial en el futuro”, concluyó.

Fuente: P23.com.ar

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora