El MOPOF impulsa la suspensión del paquete de leyes

Loffler-boyadjian

El legislador Damián “Loli” Löffler anunció el ingreso hoy de un proyecto de ley que suspende por 90 días la aplicación del paquete de leyes aprobado en enero pasado.

“A partir de hoy, con la legisladora Cristina Boyadjián, vamos a presentar un proyecto de ley y vamos a invitar a sumarse a la firma a los legisladores del MPF y todos los legisladores. Vamos a solicitar una convocatoria a sesión especial, porque la situación es muy grave, los ánimos se están caldeando y el discurso de la gobernadora no ha caído bien. Se ha tirado más nafta al fuego y tenemos la responsabilidad de institucionalizar la provincia nuevamente”, planteó el legislador Damián ‘Loli’ Löffler.

El legislador Damián “Loli” Löffler visitó ayer los estudios de Radio Universidad 93.5, y anunció el ingreso hoy de un proyecto de ley que suspende por 90 días la aplicación del paquete de leyes aprobado en enero pasado.

En su quinto mandato como legislador, se mostró “preocupado por un escenario bastante complicado en Tierra del Fuego” y manifestó su “tristeza” por los sucesos de los últimos días, que mantienen en vilo a toda la población.

“Nos gusta que los docentes estén en las aulas, los médicos en el hospital y que el conjunto de la comunidad tenga los servicios que el Estado debe prestar. No nos gusta ver a los trabajadores en la calle, manifestándose, pero comprendemos las medidas que ha decidido tomar el conjunto de los dirigentes gremiales. El gobierno de la provincia ha tenido el gran mérito de juntar a todos los dirigentes sindicales, públicos y privados, y comprendemos el tenor de las medidas en función de la forma en que se tomaron las decisiones”, manifestó.

Cuestionó las “formas” del oficialismo, al aprobar el paquete de leyes “en el mes de enero, cuando la gente no estaba”, y observó que “muchos de los temas abordados en esa sesión no formaron parte de la plataforma electoral del gobierno que ganó las elecciones. Muchos de esos temas no estuvieron dispuestos a tratarlos en el período anterior los que integraban el bloque del FPV. Por eso, si bien no somos partícipes de que vayan a la casa de los legisladores, que se corten rutas o se moleste a la gente o al turista, entendemos la decisión de los dirigentes sindicales de haber endurecido el reclamo, porque la forma fue lo que más ha agravado la situación”, interpretó.

Consideró que cuando un candidato se postula a un cargo de la relevancia del gobernador, debería estar preparado para lo que va a encontrar. “Tienen que tener un conocimiento acabado del estado de situación, al momento de presentarse. Sobre esa base se desarrolla la plataforma electoral y se hacen las propuestas al ciudadano. Esto me parece fundamental”, sostuvo, sin embargo los candidatos del FPV “no dijeron nada de esto durante la campaña. Al contrario, dijeron que no iban a modificar el régimen previsional y durante los cuatro años de funcionamiento de la comisión 865 se negaron a cualquier tipo de modificación del régimen. Luego nos encontramos con que en enero, cuando la provincia casi está vacía, salió este paquete de leyes. Me parece inapropiado y la gente hoy está reclamando esto”, remarcó.

Agregó que “hay muchos dirigentes sindicales que presentaron proyectos y que van a comprender si se sientan a una mesa y se elaboran los proyectos de frente, de cara a la gente, como se venía trabajando en la comisión 865”.

Cargó contra varios puntos del paquete –que no votó en enero al igual que Boyadjián-, dado que “no se hizo diferencia entre el hombre y la mujer –respecto de la edad jubilatoria-, cuando la mujer se embaraza, es madre, tiene familia y se tiene que ocupar de muchas cosas de las que no nos ocupamos los hombres. Por lo menos debió haber una diferencia de cinco años”, dijo.

Luego marcó aspectos puntuales, “como el caso de los médicos. Sabemos que Tierra del Fuego ha dejado de ser una propuesta interesante para los especialistas. La guardia representa una parte importante del salario y le quitaron a los médicos la posibilidad de computar las guardias, por las que hacen aportes todos los meses. Con estas medidas estamos espantando la posibilidad de que vengan”, dijo.

Con los chicos sin clases, los comercios afectados y el impuesto inmobiliario por venir, la tensión tiende a agravarse. “Están gravando actividades financieras, compañías de seguro, y eso es costo que se va a trasladar. Lo mismo pasa con el impuesto inmobiliario. La situación del país es compleja, con un proceso inflacionario impresionante, agravado por la salida del corralito, la devaluación. Hay pérdida de poder adquisitivo, de puestos de trabajo y, sumado a esto, meten un recorte al salario del empleado público, al jubilado, y generan aumento de impuestos. Realmente el combo es explosivo. El gobierno no dimensionó esto”, lamentó.

Recordó que “hubo ajustes en años anteriores cuando estábamos en el 1 a 1 y no había proceso inflacionario. El efecto ahora es doble, con casi un 40% de inflación en los últimos seis meses, y se suman las quitas de salarios, mientras no hay discusión de pauta salarial”.

Frente a este panorama, espera descomprimir con un proyecto de ley: “A partir de hoy, con la legisladora Cristina Boyadjián, vamos a presentar un proyecto de ley y vamos a invitar a sumarse a la firma a los legisladores del MPF y todos los legisladores. Vamos a solicitar una convocatoria a sesión especial, porque la situación es muy grave, los ánimos se están caldeando y el discurso de la gobernadora no ha caído bien. Se ha tirado más nafta al fuego y tenemos la responsabilidad de institucionalizar la provincia nuevamente”, planteó.

Detalló que el proyecto “suspende la aplicación de las leyes sancionadas en enero, por 90 días. El artículo segundo prevé una mesa de diálogo y, si no se llega a los consensos necesarios, al día 91 automáticamente quedan derogadas las leyes. Ponemos esta carga al gobierno de la provincia porque tiene ocho legisladores propios y aliados. Si no se consensúan los textos de leyes en una mesa de diálogo, el gobierno puede volver a imponer su mayoría y ponerlas en vigencia”, advirtió.

Respecto de la posibilidad de sumar a los privados a esa mesa de diálogo, dijo que “tiene que ser lo más abierta posible y nos interesa que participen todos los sectores, obviamente los dirigentes sindicales que están en conflicto sobre todo. A veces se trata de dividir entre privado y público, cuando el público trabaja y vive en Tierra del Fuego. Salario que dejan de percibir los estatales, dejan de gastarlo en el sector privado. Este es un círculo vicioso que va a generar que el privado facture menos, que necesite menos empleados y haya más gente desocupada”, subrayó.

“El asalariado provincial no se lleva la plata de la provincia y por eso no hay que dejarse engañar. De hecho hay una presentación hecha por el diputado Oscar Martínez en el Congreso, para que el trabajador privado tenga un régimen de jubilación diferencial, parecido al del trabajador activo del estado”, apuntó.

Aseguró que con su proyecto “no queremos hacer demagogia barata, queremos que se levante el conflicto. El objetivo es levantar el paro y sentar a la mesa de diálogo al gobierno, a todo el estado, justicia, legislatura, municipios, dirigentes gremiales, medios de comunicación, cámaras de comercio, de industria. Todos deben estar presentes y elaborarse las herramientas con los consensos necesarios”.

Asimismo, se posicionó a favor de algunas reformas al IPAUSS: “Sabemos que el sistema previsional necesita de mayores aportes para sostener las jubilaciones. Lo primero que hay que hacer, es que todos paguen, sentarse a legislar y que el goteo sea automático al IPAUSS. Aparte, Tierra del Fuego no reclamó el 15%, y en Córdoba hay legislación para copiar: ellos crearon un fondo y no necesitaron descontar a activos y pasivos para financiar el sistema previsional. Estas medidas se pueden llevar a la mesa de diálogo, para replicarlas en Tierra del Fuego”, propició.
Fuente: Provincia23

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora